miércoles, 5 de septiembre de 2012

Palabras Olvidadas

Cada noche miro la luna
testigo de mis pasos por la tierra
cómplice de mis artimañitas
para poder llegar a tu corazón. 


Triste y solitario e vagado
cual estrella que sola puede verse
en un cielo nublado
vagando sin rumbo
hasta que te he encontrado.


No importa que haya un destino
no importa que no esté bien
pues retare a todo aquello
y siempre ganare.


Pues aunque no este escrito
yo esas páginas arrancare
pues cual importante son las palabras
pero más aun los actos que conllevan después.


Y si es necesario
volveré a escribir
nuestro destino
de principio a fin.


Que cada mañana al despertar
me levante a tu lado
y no necesite más palabras
pues con tu sonrisa me bastara...