jueves, 4 de octubre de 2012

No mires a tus pies


Todo es negro, rojo y gris,
colores que tiñen hoy aquí
dejándose ver
sin prisa pero sin pausa.

Colores que marcan un momento
un instante de nuestras vidas
y sin embargo permitimos
que nos acompañe todo nuestro camino.

No hay amor sin ser sufrido,
cual cierto es,
pero no hay un desamor
que merezca ser recordado
que dirija tu camino
que lleve tu callado.

Ciego por el camino vas
mirando siempre a tus pies
por miedo a tropezar
sin darte cuenta que dejas pasar
de largo al amor de verdad,
al compañero inseparable,
a otra puerta que se abre…

No tengas miedo de pisar la flor marchita
pues otra por tu mirada se excita
y al florecer podrás ver 
que feliz de nuevo volverás a ser.


No tengas miedo de decir,
que nada te impida gritar
te echo de menos
pero he encontrado la felicidad.

Por aquellos que derraman una sola lagrima por lo perdido y sonríen a lo que está por llegar.

No hay comentarios: